Ciudad de México- 2017-10-2010:05:37- APRO

En dos comunicaciones, contradictorias y fechadas indistintamente, Jorge Carlos Ramírez Marín, priista y presidente de la Mesa, no atina a establecer tácitamente el procedimiento legislativo relativo a estos casos.

Como se recordará, el jueves 12 la Sección Instructora, que preside el también priista Ricardo Ramírez Nieto, elaboró un dictamen donde se mantiene el fuero de sus correligionarios. La votación se realizó en tres ocasiones y, en cada una de ellas, resultó el empate, por lo que los cuatro miembros del organismo decidieron remitir a la Mesa Directiva el tema para que ahí se estableciera la ruta a seguir.

Sandra Méndez y Ramírez Nieto, del PRI, votaron a favor del dictamen; Juan Pablo Piña, del PAN, y Omar Ortega, del PRD, votaron en contra. Ambos sostuvieron ese día que la decisión no recaía en el presidente de la Mesa Directiva, sino que éste, por ley, debía someter al pleno si se retiraba o no el fuero a los diputados priistas.

Pero no sólo eso, en el documento, Ramírez Marín hace una interpretación de la Ley Orgánica del Congreso en su artículo 45 numeral 7, y concluye que, “dado que el dictamen y el acuerdo no cumplen con el supuesto (del articulado), se devuelven a la Sección Instructora”.

El oficio de Ramírez Marín está fechado el martes 17 y fue recibido en la Instructora a las 14:46 horas. Dos días después, el presidente de la Mesa cambió de opinión y remitió otro escrito, con fecha de este jueves 19, donde abre la posibilidad a “una negociación” para llevar el tema al pleno.

“Finalmente hago de su conocimiento que la Mesa Directiva ha acordado que, en caso de que la Sección Instructora a su cargo devuelva el dictamen y el acuerdo a la Mesa Directiva, se entenderá que delega su función jurisdiccional a la Mesa Directiva, y en consecuencia ésta procederá a atraerlos y a tomar una determinación al respecto en su próxima reunión, misma que tendrá lugar el día martes 24 de octubre”.

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO