Del muro de Carlos Luna Escudero

Con los cateos que hoy se realizaron a diversos domicilios aparentemente propiedad del impresentable Arturo Bermúdez Zurita, soltándose los rumores que se confiscaron para el pago de daños a las finanzas estatales y de que pronto saldrá de Pacho para seguir su proceso en su domicilio por cuestiones de salud, parece claro que se llegó a un acuerdo entre el susodicho hampón y el gobierno yunista para que el primero suelte la sopa sobre las raterías de los duartistas.

Una vez más queda claro cómo se administra la justicia a modo por parte del grupo en el poder.

¡Cosas que nos toca ver!