Es mero formulismo jurídico el exhorto del gobierno del estado a quienes comprueben ser sus propietarios y reclamen los bienes encontrados en la ya afamada bodega de Córdoba por aquello del “Yo merezco…”. El procedimiento debe ejecutarse aunque en realidad ese hallazgo contiene cosas propiedad de los veracruzanos pues fueron adquiridos con dinero producto de sus impuestos, y quien alegue su propiedad tendría que demostrar la procedencia legítima del dinero para adquirirla, lo cual se antoja muy difícil. Aquí sí, lo del agua, al agua.