Según se ha presumido, en la actual administración municipal Xalapeña se privilegia la transparencia, la honestidad y la eficiencia en el manejo y aplicación del recurso público, pero al parecer ese discurso riñe con la realidad y solo podría saberse un veredicto definitivo con una auditoría para ese efecto, y no del Orfis, por supuesto. Ampliar la concesión del relleno sanitario por otros 15 años a la empresa que ahora la tiene dejó muchas dudas, y ahora la intención de cobrar por adelantado el suministro de agua entubada tampoco refleja transparencia. Se dice que es intentona para entorpecerle el camino a Hipólito Rodríguez, pero se adivina como un desesperado recurso para pagar el aguinaldo, ¿ a cuál le va?