Viernes Contemporáneo
Por Armando Ortiz
01 de noviembre de 2017

Cuenta una de las historias de Las mil y una noches que existía un espejo que podía advertir si una joven era virgen y pura, o si la joven ya había recorrido cierto camino de concupiscencia. El anciano que le diera el espejo a un joven príncipe que terminó en labrador le advirtió: “Si la joven no está virgen, lo advertirás al examinar su historia, que se te aparecerá hinchada y abierta cual un abismo, y también verás que se empaña el espejo, como si tuviera vaho. Pero si, por el contrario, quisiera Alá que la joven haya permanecido virgen, verás aparecer una historia no mayor que una almendra mondada, y el espejo se conservará claro, puro y limpio de todo vaho”. Cómo le hace falta al Pollo Pérez Fraga ese espejo, para ponerlo frente a las candidatas a Reina de Carnaval y conseguir con ello una pura y virginal. Seguramente no la tendría fácil, pero una vez que la encuentre ya nadie la cuestionaría. Y es que una vez que ya obtuvo a su reina en Carolina Ocampo, ahora acusan a la reina de haber aparecido en un programa de TV en estado alcoholizado. La verdad ya vimos el video y aunque no es muy evidente que esté borracha, tampoco se le ve muy sobria. ¿Usted qué opina?

¿Quién cree usted que defendía a Reveriano en 2014? Una que quiere ser senadora

Fue contundente la votación por la que se aprobó el desafuero de Reveriano Pérez Vega, alcalde de Coxquihui. Reveriano Pérez Vega está acusado de evasión de presos, desobediencia y resistencia de particulares, abuso de autoridad y robo de vehículo. Entre esas acusaciones por las que se le aplica el desafuero no está la delincuencia organizada, que es otro de los señalamientos que se le hacen a este alcalde que ha hecho de su municipio su reino particular. En este medio señalamos que Reveriano Pérez era señalado como líder de “Los pelones”, una banda dedicada «al robo de combustible y a otros ilícitos en la zona de la Sierra de Papantla». La votación en el congreso fue contundente, 37 votos a favor del desafuero y 7 en contra, por lo que a pocos legisladores les queda duda que el alcalde de Coxquihui es responsable de muchos de los ilícitos que se llevan a cabo en esa zona. Por cierto, una de las que defendía a Reveriano en 2014, cuando se daban las primeras acusaciones, era Elizabeth Morales, quien decía que Coxquihui no era otro Iguala y que ella no conocía a la banda de “Los Pelones”, porque ella provenía de una familia con mucho pelo.

El “Tatos” era lo que era gracias a la corrupción penitenciaria

El problema de los Centro de Reinserción Social es un problema añejo en nuestro país. El cautiverio y custodia de personas que se han dedicado al crimen durante la mayor parte de su vida es un problema social que no encuentra solución. Se supone que el cautiverio no sólo es un castigo sino una oportunidad que se le brinda al delincuente para que se reinserte en la sociedad. Pero eso casi nunca sucede; es más, a los CERESOS se les llama ya escuelas del crimen, porque los presos jóvenes que cometen alguna falta, aprenden maneras de cometer más crímenes. Una de las muchas causas de que no se logre el objetivo de reinserción de estos lugares se debe a la colusión de los reos con los custodios. Los reos, gracias a la permisividad que les permiten, crean su propio gobierno que se transforma en tiranía. Eso es lo que hacía el “Tatos” en los muchos penales en los que estuvo. Luis Alberto González Nieto, asías el “Tatos” ha estado en 10 años en 12 penales y en los 12 penales ha creado problemas. Golpeaba, extorsionaba, torturaba y sometía a los presos a un gobierno que lo convirtió en una autoridad por encima de la autoridad. Pero eso no hubiera pasado si las autoridades penitenciarias lo pusieran en orden desde un principio. El “Tatos” es lo que es gracias a las autoridades penitenciarias que ahora dicen no saber cómo se llegó a esos extremos.

Armando Ortiz

aortiz52@nullhotmail.com