Memoria Colectiva
Por: Oswaldo Ceballos Fornaguera
08 de noviembre de 2017

Así como el hilo se ha soltado en el asunto de los artistas acosadores sexuales (que en cascada han tenido denuncias públicas por parte de algunas y algunos que se dicen víctimas;

 ahora los famosos tendrán que encarar otro pecado del que son, en muchos casos, partidarios: la evasión fiscal.

Cantantes, artistas, políticos (obviamente), deportistas y hasta integrantes de la realeza, se han aventado la puntada de acudir a los llamados “paraísos fiscales” para evitar el pago de impuestos e incurrir en delitos tributarios en cada uno de sus países.

Esta nueva revelación, expuesta gracias a un trabajo descomunal realizado por 92 periodistas de todo el planeta, tiene 11 millones de documentos sobre este asunto y en donde se revelan nombres de una gran cantidad de mexicanos, entre ellos, futbolistas profesionales.

¿Cuál es el interés, para que un deportista que factura millones de pesos al año se refugie en un paraíso fiscal?

La respuesta es sencilla, buscan pagar una menor cantidad de impuestos o de plano no pagar absolutamente nada e incurrir en la evasión.

Brindarle esa protección incluso a deportistas o artistas y cantantes, habla del compadrazgo que existe entre las mal llamadas autoridades mexicanas para poder aplicar la Ley como se debe.

Quiero decir, usted que está leyendo, es obligado a pagar puntualmente sus impuestos, acudir a esperar en las kilométricas filas en el Sistema de Administración Tributaria de su localidad hasta que es atendido.

Allá usted si no paga a tiempo.

Porque debe lidiar con los recargos, multas y demás penalidades de la que es objeto si se le olvidó pagar los impuestos.

Esos mismos impuestos que son utilizados para obra pública, alumbrado, seguridad pública y una gran cantidad de servicios. También, para el salario y prestaciones de regidores, síndicos, presidentes municipales, diputados locales y federales, secretarios, gobernadores, delegados, presidentes, etcétera, etcétera, etcétera.

Pero estos futbolistas, que aún no salen sus nombres a la luz, se les hace fácil no pagar y evadir impuestos, se le hace muy fácil no contribuir al progreso del país y dejar a los más jodidos que se encarguen de ello.

Eso no se vale.

Estos delincuentes, porque eso son, tienen la fortuna de ser hábiles en un deporte y obtener una muy buena remuneración por ello, pero nada exime el que ahora también evadan una responsabilidad que se tiene con un país.

Y también cuentan con la suerte de ser “amigos” del funcionario en turno, que les auspicia el delito para evitar el pago de impuestos. Les encanta vivir en la ilegalidad.

Lo de Rafael Márquez, aún no queda esclarecido, sus vínculos con la delincuencia organizada aún se mantienen bajo investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), y es un tema que sigue llamando la atención por tratarse de quien se trata.

La gran pregunta ahora es ¿quiénes están involucrados? ¿cuáles deportistas en México están inmiscuidos en los paraísos fiscales?

El linchamiento mediático puede que no resulte extremo, a sabiendas que existen también muchos periodistas – porristas – amigos de los futbolistas. Así es, todo se maneja gracias al compadrazgo.

BONUS

Los hermanos Dos Santos buscan integrarse en algún equipo de la Liga MX, según trasciende; “pobre” de aquél equipo que quiera contratarlos, caros y con un bajo nivel. Hoy por hoy, ya no son opción. Al menos Giovanni no debería ir a Rusia 2018 y Jonathan podría, si se empeña, mejorar su futbol para ser tomado en cuenta. Debemos recordar que los hermanos fueron partícipes del tremendo fracaso que esta temporada 2017 fue en la MLS su equipo Los Ángeles Galaxy.

Twitter: @Oswaldocfx