Hace seis años en varios puntos de la geografía veracruzana fueron colocados espectaculares promocionando una policía de “tercera generación”, supuestamente capacitada en la Academia de Policía, después que el gobierno de Fidel Herrera quedó a deber en el ramo de la seguridad pública. Pero todo fue simulación, porque aunque se gastaron centenas de millones de pesos la policía veracruzana nunca estuvo al servicio de la población veracruzana, que ciertamente dormía con el enemigo. Así lo constata el despido de “por lo menos” mil 40 policías sorprendidos en delito, de robo a casa habitación, desaparición forzada, entre otros, según confirma el Secretario de Seguridad Téllez Marié. Por lo menos, ahora se habla de instalar de nuevo policías municipales, tal como lo ordena la Constitución General de la república.