En menudo lío está metido Omar Miranda, tesorero del PAN en Veracruz, con la contratación de una empresa supuestamente fantasma durante el proceso electoral municipal del año en curso. Según la Organización Nacional Anticorrupción (ONEA) la empresa es “de fachada” para justificar gastos de campaña; Miranda lo niega y expone papeles en regla, aunque el INE no concuerda con ese juicio, porque a la empresa Tornado Consulting Group le fue retirada la clave que la identificaba como proveedora y no aparece en el listado de proveedores del INE. Ahora, Miranda Romero enfrenta ese problema y en el transcurso de su esclarecimiento pudiera revelarse información adicional que involucre a otros actores del panismo veracruzano, porque nadie conoce al representante legal, Marco Antonio Cansino, y en el domicilio señalado por la empresa nadie la conoce. Ya se siente la sombra de la Fepade.