Cuántas veces no hemos escuchado que en México se descubren yacimientos petrolíferos; cuántas veces no nos han vendido la tierra de Jauja, haciéndonos creer, como en los tiempos de López Portillo, que lo que sigue será administrar nuestra abundancia. Muchas, veces nos lo han dicho y seguimos esperando esa abundancia, seguimos esperando mejorar nuestra calidad de vida, seguimos esperando salir de este tercermundismo político, social y empresarial.

En esta semana el presidente Peña Nieto ha anunciado que se descubrieron nuevos yacimientos de petróleo en Cosamaloapan: “Estudios indican que (el yacimiento) tiene un volumen original de más de mil 500 millones de barriles de crudo, que pudieran representar reservas totales de alrededor de 350 millones de barriles de reservas 3 P (Probadas, Probables y Posibles)”. Entonces todos lanzaron vítores al presidente, lanzaron sus “Viva México”, hasta que repararon en la realidad de que en México el petróleo desde la última Reforma Energética, se entregó a los extranjeros. ¡Viva México cabrones! ¡Viva México pendejos!

Claro, no faltarán los portavoces de este gobierno que señalen que eso de que el petróleo ha sido entregado a los extranjeros es una falacia, porque el petróleo sigue siendo de los mexicanos, aunque la extracción la hagan empresas extranjeras. El petróleo ha sido entregado a empresas extranjeras de la misma manera que las riquezas minerales de este país, donde pagan una cantidad mínima por cada onza de oro o de plata que extraen de las entrañas de nuestra patria.

Pero vamos a darles la el beneficio de la duda a esos portavoces del gobierno, vamos a creerles que el petróleo sigue siendo de los mexicanos. ¿Cuánto de esa riqueza nos va a tocar a nosotros? ¿Cómo van a hacer la repartición de esos 350 millones de barriles de reserva? ¿Van a hacerle como los huachicoleros? ¿Nos van a dejar abrir la llave de los oleoductos para llevar nuestra cubeta o nuestro garrafón y llevarnos nuestra parte de esa riqueza?

No. Ese dinero lo van a administrar ellos, como administró Vicente Fox el auge petrolero que se vivió en todo su sexenio. De acuerdo con datos de la misma paraestatal, el petróleo en 2000, al inicio del sexenio de Fox, tenía un precio de 18.61 dólares por barril y para finales del sexenio de Fox el hidrocarburo llegó a estar muy cerca de los cien dólares el barril. ¿A dónde se fue todo ese dinero? De acuerdo con un reportaje del portal SinEmbargo.MX “de 2000 a 2012, el país obtuvo del crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) 7 billones 753 mil 200 millones de pesos. Sin embargo, la gran oportunidad que representó la captura de ese monto extraordinario se esfumó, debido al despilfarro, la falta de rendición de cuentas, y el hecho de que México nunca ha tenido una política energética integral o porque se ha manejado dentro de una política de privatización de los recursos naturales, explicaron especialistas”.

Entonces, ¿cree usted que es una buena noticia para los mexicanos el descubrimiento de un gran yacimiento de petróleo en el estado de Veracruz. Ya hasta los ignorantes le están pidiendo al gobernador Yunes Linares que no deje que ni una gota de ese petróleo se lo lleve el gobierno federal. Pobres ilusos, ese petróleo no pertenece a Veracruz, es más, ni siquiera es seguro que ese petróleo vaya a pertenecer a los mexicanos.

Ahora bien, ¿qué nos asegura que la noticia que diera el presidente Peña Nieto sea cierta? Parece muy pertinente que en el momento en que se está exigiendo justicia en el caso de los sobornos de la empresa brasileña Odebrecht a Emilio Lozoya, extitular de PEMEX, y quien estuviera en la campaña de Peña Nieto, ahora vengan y nos salgan con que descubrieron espejitos y cuentas de colores para repartir a los mexicanos. Al rato nos van a salir como Calderón, que hizo una gran alharaca por la famosa refinería que se iba a abrir en el país, proyecto para el que concursaron varios estados y que finalmente se le concedió a Tula, en Hidalgo. ¿Dónde está esa refinería? Nunca se hizo, todo fue para taparle el ojo al macho.

Ahora bien, en caso de que sea cierta la noticia, en caso de que sí haya ese yacimiento, lo que el gobierno del estado debería procurar es que buena parte de la inversión y sobre todo la mano de obra común y la calificada sea para los veracruzanos. Eso sí se puede hacer, no esa ilusión de creer que el petróleo nos pertenece porque está en nuestro suelo.

Armando Ortiz                                                                      aortiz52@nullhotmail.com