Diputados del Congreso del Estado exigen al presidente, Enrique Peña Nieto, que el nuevo yacimiento de petróleo de Cosamaloapan otorgue beneficios económicos a la entidad.

Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Así, requirieron que la Federación que designen a un representante con la finalidad de fortalecer lazos de colaboración para informar sobre este tema y, de ser necesario, dirimir controversias ante los recientes hallazgos.

Antes de que se suspendiera la sesión ordinaria de este martes por falta de quórum, el diputado local por el Partido Acción Nacional (PAN), José Luis Enríquez Ambell, hizo extensivo este llamado a los titulares de la Secretaría de Energía, Pedro Joaquín Coldwell y de Petróleos Mexicanos (PEMEX), José Antonio González Anaya.

Mediante un anteproyecto con punto de acuerdo el legislador exhortó a la Presidencia de la República remitir a dicha soberanía información relativa al pozo “Ixachi-1”. Incluso pidió al director General de PEMEX acelerar el inicio de desarrollo y explotación de este pozo petrolero, “para aprovechar lo antes posible esta nueva riqueza petrolera y generar actividad económica y empleos”.

Planteó que al tratarse de un campo terrestre requiere menores montos de inversión y sus costos de desarrollo y producción serán menores que en los yacimientos marinos, además de contar con infraestructura cercana ya existente, como instalaciones, ductos, entre otros.

Posteriormente, la diputada de Morena, María del Rocío Pérez Pérez, también hizo uso de la tribuna, sumándose a la propuesta de su homólogo panista y lamentando que el anuncio se hizo cuando la producción de crudo y de derivados del petróleo está cayendo en el país.

Lo mismo hizo el diputado del PRD, José Kirsch Sánchez, quien coincidió en que debe de ser Pemex el responsable de la explotación del yacimiento, no empresas extranjeras, aseverando que se tiene que vigilar el cuidado del medio ambiente y que se generen beneficios sociales en los pueblos cercanos a la zona de explotación.

Por su parte, el diputado morenista, Isaías Pliego Mancilla, advirtió que no se debe de permitir una mala administración de los recursos derivados de la explotación, para que el Estado no permanezca estancado económicamente.