El Sector Salud veracruzano ha sido uno de los más golpeados por la desidia y la corrupción gubernamental durante el duartismo, pues haber supeditado la función médica al área administrativa ocasionó serios retrocesos en la atención de salud a quienes acuden a los hospitales del sector; un caso prototipo es el Centro de Cancerología, en donde la excelente plantilla de experimentados médicos en el tratamiento del Cáncer, por razones de tiempo y edad están a punto de retirarse, pero otros de nuevo ingreso lo harán porque sus expectativas de desarrollo profesional no están muy claras, pues no es muy grato trabajar por contrato con emolumentos cuyo monto ni por asomo se igualan a las de un burócrata de medio pelo. El resultado de esa circunstancia se refleja en serio deterioro de la atención médica a personas sin cobertura de IMSS o ISSSTE, razón de peso para otorgarle al sector médico condiciones laborables a la altura del importante servicio que proporcionan.