No es un secreto que el Partido de la Revolución Democrática es solo una entelequia, en Veracruz, en la CDMX y otras importantes entidades, tal es una de las razones por las cuales busca la alianza con Movimiento Ciudadano, que sufre del mismo dolor, y con el Partido Acción Nacional. Poco queda ya al PRD; su pobreza es tal que recibe de nuevo al diputado Sergio Rodríguez, quien cambió de bancada en el Congreso local pero con motivo de la renovación del hueso regresa para buscar la reelección, obviamente por la vía plurinominal. Es tan patéticamente crítica la situación en el PRD que Rodríguez presume: “me convoca para que el liderazgo que tengo hacia el interior del PRD lo ejerza con todas mis garantías, con toda mi personalidad” (no totol). Si ese es el “liderazgo” que el PRD necesita, da grima pensar en sus propuestas.