Mole de Gente
Por: Virginia Durán Campollo
09 de noviembre de 2017

Gran vileza de un gobierno, el hurto al presupuesto destinado al sector de salud pública. De los impuestos se establecen los millonarios presupuestos designados, para solventar los problemas más comunes y complicados que abaten a la población. Como instituciones nacieron con una visión y misión, de alto rango. El paso del tiempo y el desgaste en las políticas públicas, han deteriorado   al sistema. Cuando los funcionarios públicos, encontraron el camino del beneficio propio todo se corrompió. Se vino abajo, una de las prácticas sociales más loables: la medicina popular. El IMSS y el ISSSTE otrora orgullo del país, están convertidas solo en fachadas. Las historias de consternación -que se viven en sus consultorios- son dignos del mejor filme de terror.  Millones que padecen los peores tratos, inhumanos algunos, hacia los derechohabientes. Esos que pagan sus cuotas puntualmente y mantienen a esa inmensa burocracia, convertidas en elefantes blancos. Están rebasados. *** Para las empresas, son tan temidos como Hacienda. Para cobrar las cuotas e impuestos, son parciales. Para brindar atención y servicios de calidad, son omisos. No generalizamos, pero la mayoría padece y tiene constancia del grave problema. La historia, es la de siempre de manera lamentable.  Sobrepoblación de enfermos, que tienen que acudir desde la madrugada apartar los lugares, de esas interminables filas para sacar consulta; personal descalificado y deshumanizado que trata a las personas como si fueran a pedir limosna; una burocracia que insiste en vicios de convertir los espacios, en mercados donde se comercia con todo y pocos atienden con prontitud a los necesitados; desabasto de medicina, que ahora se tiene que adquirir en las farmacias privadas; en los quirófanos ni gasas hay; los familiares convertidos en enfermeros y una alimentación muy cuestionable, dentro de mil historias al respecto.*** Donde coinciden dos amables lectoras- del DF y Veracruz- es en algo más delicado. Ambas testifican que cuando fueron a solicitar sus medicinas carísimas, por su enfermedad, les dijeron que ya las habían entregado. Algunas ni de su conocimiento eran. Que esto habla de corrupción, sustracción descarada de la medicina y manejos oscuros en ello. Están comercializando, con los medicamentos. De nada sirvió el reclamo. *** En Veracruz lo sintetizamos: una visita sorpresa a varias clínicas- tanto del ISSSTE como del IMSS- de un alto funcionario federal, que se asombró enormemente  de lo que observó. Y la historia, del hoy prófugo José Antonio Nemi Dib *** Desde Elba Esther Gordillo, se sabe de los saqueos a estas instituciones y el problema de salud que ya está, podría convertirse en pandemia y solo por la ambición de los políticos. ¿Por qué no son médicos, los encargados de administrar?*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.