Opinión

Por Mario Javier Sánchez de la Torre

Mexicana, universitaria y madre de familia. Esta es la situación de Juana Cuevas de Kuribreña, una de las mujeres que pueden llegar a ocupar la posición de Primera Dama de este país.

Aunque ha sido esposa del aspirante a la candidatura para la Presidencia de la República del Partido Revolucionario Institucional (PRI), desde hace 25 años, puede decirse que en el medio político nacional apareció el pasado miércoles 27 del mes pasado, cuando su esposo dejó la titularidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y anunció su deseo de participar por parte del citado organismo político en la actual carrera presidencial.

Se conocieron en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), siendo estudiantes de la carrera de Economía, de dónde posteriormente partieron a estudiar al extranjero. El matrimonio que formó con Juan Antonio, su compañero de escuela, en la actualidad tiene tres hijos: el mayor Dionisio de 19 años, el segundo José Ángel de 14 y la menor Magdalena de tan sólo 13.

La señora Juana Cuevas de Kuribreña, independientemente de ser economista, lo que ha ayudado en mucho a las finanzas familiares, se dedica a otras actividades como la pintura, la restauración de obras de arte y a actividades de caridad, principalmente en la clínica de ginecología 4 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Otro de sus intereses, es impulsar las culturas populares de nuestro país, lo que hace patente por su forma de vestir al utilizar variedad de prendas típicas, a base de bordados.

Forma de vida que por el momento no se sabe que tan tranquila puede que sea, pero que a partir del pasado miércoles 27 del pasado mes de noviembre, seguramente comenzó a cambiar. Iniciando el cambio con la cantidad de entrevistas que los reporteros asistentes al acto en que su esposo anunció su separación de la SHCP, así como su intención de participar en la actual contienda electoral.

Por el momento comenzamos a conocer a una de las mujeres, de las posibles cuatro, que pueden llegar a mandar en la Casa Presidencial de Los Pinos a partir del próximo año 2018. Y que muestra un perfil totalmente aceptable para la actual sociedad mexicana, en cuanto a preparación académica, comportamiento, actividades y por consecuencia valores familiares. Seguramente está siendo y será bien vista la señora Juana Cuevas de Kuribreña, ahora falta saber, que tan bien visto será su Juan Antonio. Usted que OPINA estimado lector. Hasta el lunes.

 noti-sigloxxi@nullhotmail.com