Y cuando Ricardo Anaya daba por un hecho su candidatura por el Frente “Ciudadano” porque nada se oponía a ese propósito, surge la demanda de Miguel Mancera de una elección democrática: “Eso es algo que se tiene que resolver en breve y es algo en lo que estamos muy interesados que se diseñe de manera democrática (el modelo de elección del candidato). Lo que no se puede permitir es que se dé un dedazo”. En esos términos estaremos asistiendo a la cristalización del refrán “nadie sabe para quién trabaja”, pues hasta ahora Anaya ha estado bordando la tela de su candidatura poniendo al PAN delante de los otros componentes. Mancera habla de un Frente para obtener un gobierno de coalición, pero quizás ese diseño de Frente se diluya, salvo que Anaya tire la toalla a favor de Mancera.