En Coahuila sigue la incertidumbre sobre el resultado final de la elección de gobernador,  el diario Reforma, en su columna Templo Mayor, refiere: “mientras el INE y el Trife siguen jugando vencidas con el resultado de la elección para gobernador… a 23 días de que concluya el gobierno de Rubén Moreira, nadie sabe quién ganó. De hecho, el proceso de entrega-recepción está completamente parado. Cuentan que la administración moreirista inició pláticas con el equipo del (hasta ahora) Gobernador electo, el priista Miguel Riquelme, para ver el esquema y los perfiles de los equipos de transición. Peeero, aunque la toma de posesión es 1o. de diciembre, dicen que Moreira no ha querido soltar prenda. Que no ha entregado ni un solo documento oficial, ni una sola clave de entrada a los programas y sistemas oficiales; y mucho menos a las de las cuentas de la Tesorería. Y no es para menos: no vaya a pasar aquello de que ‘del plato tricolor a la boca, se cae la sopa’… o el INE te la tira”.