México es un país con desigualdades muy marcadas, Norte, Centro y Sur expresan diferentes realidades, es un reflejo del mosaico económico y cultural que lo caracteriza; para decirlo pronto, hasta la burocracia actúa disímbolamente en el Norte respecto del sur. Ni hablar de la diversidad de condiciones económicas: hay 17 entidades cuyo ingreso promedio por familia supera la media nacional y crecieron 3.81 por ciento en el periodo abril-junio (…) En contraste, 15 estados registran un ingreso familiar por debajo del promedio, mientras en el norte Baja California Sur creció 12.6 por ciento y Coahuila 5.7 por ciento. Ese escenario deprime, más aún cuando entidades como Veracruz cuentan con recursos naturales de privilegio pero abrigan una población con mayoría de pobres; el panorama invita a la reflexión ¿qué se hace en las entidades que progresan a ritmo acelerado y por qué no se aplica en las retrasadas?