Este día viene Peña Nieto a Veracruz, seguramente a caraquear el asunto del “descubrimiento” del yacimiento petrolero en la Cuenca del Papaloapan, conocido como Ixachi-1, una noticia que no generó grandes expectativas en la población mexicana, tampoco en la zona en que está ubicado; no faltan razones para el desaliento después que no supimos “administrar la abundancia” que supuestamente nos iba a proporcionar el Cantarell, anunciado en 1979 como el segundo yacimiento petrolero más rico en el mundo, ahora ya agotado y sin huellas de sus rendimientos en la población mexicana. Como la burra no era arisca, esperamos no vaya a traer más contaminación a la región del sotavento, si es posible haya generación de empleos y para efectos de la explotación se mejore la infraestructura carretera. Si no es mucho pedir.