“Halconeo” es una nueva figura introducida a nuestro idioma con significación relativa a una lacerante realidad, pues señala una conducta delictiva que consiste en “filtrar información relativa a las actividades de los cuerpos de seguridad pública y de las fuerzas armadas”, es un fenómeno delictivo de nuevo cuño en la sociedad de nuestro tiempo, a la que el gobierno del estado pretende ponerle freno penalizándolo. Tal es la esencia de la iniciativa del gobernador Yunes Linares por la que se reforman y adicionan diversas disposiciones al Código Penal, para “…sancionar a quien ejerza el halconeo utilizando cualquier vehículo automotor de transporte público de pasajeros, incluyendo aquellos que posean características exteriores que los asemejen”. Contiene agravantes para “todo aquel funcionario o servidor público, o bien, que para tal fin, dicho servidor utilice a menores de edad, personas con alguna discapacidad o a adultos mayores; por lo que en estos casos la pena se incrementará hasta en una mitad”. La iniciativa recoge una demanda social y tipifica como delito el “espionaje contra la Procuración y Administración de Justicia…”. Es un paso importante adelante en la lucha anticrimen.