Xalapa- 2017-11-0312:50:03- Imagen del Golfo/ La negociación de la deuda de Veracruz va acompañada de la sospecha de convertirse en un negocio entre ‘amigos’ con fuerte ‘olor a ‘corrupción’: desde funcionarios cercanos a Enrique Peña Nieto hasta del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Uno de los ‘negociadores’ por parte del Gobierno del Estado incluso ha sido denunciado por la Secretaría de la Función Pública ante la Procuraduría General de la República.

Y es que se espera que ya el Gobierno de Veracruz reciba la propuesta bancaria para la renegociación de la deuda pública del estado de más de 37 mil 600 millones de pesos (tres mil 500 millones que dejó el gobierno de Miguel Alemán, 11 mil millones el de Fidel Herrera y 23 mil 120 millones el de Javier Duarte).

La mancuerna Miguel Ángel Yunes Linares-Jesús Villalobos López una vez más tendrá relevancia. Jesús Villalobos López, inhabilitado diez años por la Función Pública, negocia con la banca el proceso financiero de Veracruz, por instrucciones del mandatario veracruzano. Sus negros antecedentes no importaron para el Ejecutivo estatal: cuando Villalobos dirigió Pronósticos Deportivos se fue al Superbowl con recursos del erario. Y cuando dirigió el ISSSTE, en sustitución de su amigo Yunes, se le acusó de un fraude por 300 millones de pesos.

Aunque Yunes expuso que por la reestructuración se pagarían 120 millones de pesos, en la convocatoria de licitación se establece que serán 917.7 millones de pesos, reportó El Universal.

De acuerdo con reportes periodísticos, así como columnas de opinión, los reestructuradores fueron contratados por Jesús Villalobos López, funcionario encargado del proceso o agente reestructurador.

La consultoría reestructuradora es Rico, Robles, Libenson y Bernal S.C. (RRLB), que encabeza Juan Pablo Rico Casas, cuya madre, Mariana Caso de Rico es hermana de Guadalupe Caso, viuda de Videgaray, madre del canciller Luis Videgaray.

Yunes Linares justificó el proceso, afirmando que toda la reestructuración de deuda requiere de empresas reestructuradoras por ser un proceso complejo que no puede hacer el gobierno, sino empresas especializadas, un despacho de abogados especialistas en fideicomisos y contratos y al menos tres calificadoras de crédito.

UNA MANCUERNA CUESTIONADA

La esquela de corrupción persigue a la mancuerna Yunes-Villalobos. Prensa nacional reportó que la Auditoría Superior de la Federación resolvió que durante la gestión de Yunes en el ISSSTE 255 inmuebles fueron invadidos, 120 locales propiedad del ISSSTE no se encuentran registrados y han sido comercializados por terceros que se han apropiado de ellos.

Se realizaron obras de remodelación en bienes inmuebles que no se acreditó que fueran propiedad del ISSSTE. La institución desconoce el número y el valor de los inmuebles de su propiedad. No hay registro de inmuebles que hayan causado baja o enajenación y en los casos de invasión, el ISSSTE no tomó medidas para recuperar los inmuebles.

Miguel Ángel Yunes Linares no oculta su amistad con Jesús Villalobos López e incluso se ‘placeó’ con él por el céntrico parque Juárez de Xalapa y en los pasillos de Palacio de Gobierno hace varias semanas.

En junio de 2011, Elba Esther Gordillo reconoció que ella había recomendado a Yunes con Calderón pero se deslindó de los “malos manejos” en el ISSSTE y demandó por “razones éticas, morales y políticas” practicar una auditoría a la gestión del veracruzano sobre los 58 mil millones de pesos que le fueron destinados al Instituto entre los años 2008 y 2010.

LICITACIONES CONTROVERTIDAS

Yunes Y Villalobos fraguaron sospechosas licitaciones de contratos multimillonarios. Uno de ellos, el contrato plurianual celebrado con Bestel, empresa filial de Grupo Televisa, por la prestación de servicios a su red nacional de telecomunicaciones. La licitación de este contrato, que ascendía a 2 mil 79 millones 976 mil 209 pesos, fue encaminada por Yunes antes de que fuera nominado a la gubernatura de Veracruz.

El caso de Bestel que atizó aún más el enfrentamiento entre los dos magnates de las telecomunicaciones en México: Emilio Azcárraga Jean, de Televisa, y Carlos Slim, de Telmex, cuyo contrato había vencido el 28 de febrero de ese año.

Sin embargo, la empresa de Slim argumentó que la licitación 00637173/005/10, convocada el año anterior por el área administrativa del ISSSTE aún a cargo de Villalobos, le fue sospechosamente asignado a la compañía de Azcárraga pese a sus limitaciones tecnológicas y a que su oferta fue 26% mayor que la presentada por Telmex, que ascendía a sólo mil 661 millones de pesos.

En marzo de 2009, el ISSSTE bajo la dirección de Yunes también fue protagonista de otro escándalo similar por un contrato superior a los 5 mil millones de pesos asignado mediante una cuestionada licitación pública al corporativo Fármacos Especializados, el cual debía asegurar el suministro total de medicamentos al Instituto durante los últimos cuatro años de la administración del presidente Calderón.

Por el monto, se trataba del mayor contrato habido en México para suministro de medicamentos e insumos al sector público. La empresa favorecida era de por sí la principal proveedora de medicamentos para el gobierno federal: 31% del total de ventas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En una investigación periodística, El Universal evidenció que las bases de la licitación 00637173-001-09, relativas “a la prestación del servicio integral de administración y operación de la cadena de suministro de medicamentos y material de curación para los ejercicios fiscales 2009, 2010, 2011 y 2012”, provocaron que otras siete empresas del ramo farmacéutico desistieran de participar, en virtud de que un requisito fijado por el ISSSTE en su convocatoria se habría hecho con aparente dedicatoria para el corporativo beneficiado.

De acuerdo con la convocatoria pública, el requisito controvertido –en el numeral 5.5.1– exigía haber obtenido al menos dos contratos previos de dependencias de la administración pública “cuyo monto mínimo (en total) sea de $600, 000, 000.00 (seiscientos millones de pesos) durante un año, que estén vigentes, o que en su caso se hayan realizado durante los últimos tres años inmediatos anteriores”; condicionamiento que solamente cumplía Fármacos Especializados.

QUIÉN ES JESÚS VILLALOBOS LÓPEZ

En 2006 Yunes Linares fue secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, siendo Jesús Villalobos López, sobrino del secretario de Salud foxista, José Ángel Córdoba Villalobos, su director de Administración. En diciembre del mismo año, en el sexenio de Calderón, ambos pasaron al ISSSTE, el primero como director general y el segundo como director de finanzas.

Cuando Yunes dejó el cargo en 2010 para competir por el gobierno de Veracruz, Villalobos López se convirtió en el director general, en sustitución de María del Rosario de León García. Posteriormente, Villalobos López ocupó la Dirección General de Pronósticos Deportivos para la Asistencia Pública y desde ahí nombró a María del Rosario de León García como subdirectora General de Ventas de Pronósticos Deportivos.

Villalobos fue denunciado por la Secretaría de la Función Pública (SFP) por presunto incremento patrimonial inexplicable.

Villalobos López era director de Pronósticos Deportivos cuando en noviembre de 2012 fue inhabilitado por 10 años para ocupar cargos públicos, después de que se demostró que en febrero de ese año viajó con 20 personas a Estados Unidos con cargo al erario por una suma de más de 250 mil dólares, que ascendió a más de 4 millones de pesos en ese entonces.

Por ello, la SFP informó que presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República para que indague a cinco empleados y ex empleados de diferentes dependencias federales, entre los que figura Villalobos, a quien se le detectó un incremento patrimonial de 3 millones 240 mil 593.82 pesos que no pudo aclarar.

La SFP informó que al resolver cinco expedientes, de igual número de servidores públicos, se detectaron incrementos patrimoniales, los cuales los funcionarios no aclararon el origen lícito de los recursos.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO