Orizaba- 2017-11-0814:31:09- JorgeGalindo

A pesar de que el Gobierno Federal estimó un 3.7 por ciento del crecimiento económico para México, el cierre de año fue de apenas 1.7 por ciento; es decir el 50 por ciento de lo estimado y las expectativas del primer semestre de 2018 no son nada buenas, adelantó el analista político Enrique Trueba.

El alza a los energéticos, dijo, trajo una escalada en el precio de productos y servicios que afecta de manera directa a la economía familiar como motor económico de desarrollo, pero los efectos de deuda e inflación que esto representa resentirán aún más la economía en el primer semestre del siguiente año.

Para Enrique Trueba, lo complicado iniciará al cierre de 2017 en que la economía familiar sufrirá una afectación considerable debido a la falta de liquidez de muchas empresas que tendrán problemas para dar cumplimiento a las prestaciones de fin de año, pago de deudas arrastradas por las familias y pago de intereses acarreados por el Buen Fin.

Señaló que las afectaciones climatológicas registradas con los sismos de septiembre, así como las lluvias e inundaciones, complican el escenario para las familias que resultaron afectadas, por lo cual difícilmente el cierre de año logrará cubrir las expectativas de crecimiento económico, y al no tener una base sólida de despegue el 2018 arrancará con una deficiencia importante.

“Recordemos que las medidas que se tomaron como la reforma petrolera, educativa y laboral, el día de hoy no hemos visto los mexicanos los frutos. De ahí que tampoco las reformas petroleras hayan generado inversiones y las que se están concretando sería hasta finales del próximo año cuando se empiece a ver algún repunte”, precisó.

Incluso el reciente anuncio que hizo el Presidente de la República sobre el crecimiento petrolero en Veracruz no es un aliciente a corto plazo, además que será explotado en coparticipación con una empresa extranjera hasta finales de 2018, entonces el primer semestre del siguiente año no es halagador con una inflación fuerte, un endeudamiento grave y una cantidad de recursos limitados para los estados y municipios.

El pago de los aguinaldos, dijo, reactivará un poco la economía pero no con grandes expectativas, pues El Buen Fin hace gastar mucho a los mexicanos que esperan con ansias salir a endeudarse, lo cual es peligroso para las economías familiares incurrir en una deuda que posteriormente tendrán que pagar con intereses.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO