El sacerdote Alejandro Solalinde recuerda a la la población veracruzana lo que declaró abiertamente en 2009: “…yo dije que Fidel Herrera Beltrán era el Z-1 en Veracruz; que estaba detrás de los secuestros a migrantes y de las desapasiones y nadie hizo caso”; cierto o no esa su versión, Solalinde ha dicho cosas ciertas sobre las fosas clandestinas con cadáveres de gente desaparecida, “Veracruz es un inmenso cementerio” dijo en su momento. Abunda el sacerdote que “entregó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) el testimonio de un presunto operador de los Zetas que habría revelado el vínculo de Herrera y Duarte con Los Zetas. “Ese testimonio también se lo entregué a reporteros de Veracruz y a la CNDH, pero no quisieron hacer nada. Yo entiendo que la CNDH le tuvo miedo. A los seis meses al testimonio lo mataron, obviamente no se lo iban a perdonar”. Así lo dijo.