Viernes Comtemporaneo
Por: Armando Ortiz
10 de noviembre de 2017

La Quetiapina es un fármaco que está catalogado como antipsicótico que está indicado para “el tratamiento de la esquizofrenia y de los episodios maníacos y depresivos severos del trastorno bipolar”. La Quetiapina está en incluido por la Comisión Interinstitucional del Cuadro Básico y Catálogo de Insumos del Sector Salud en el grupo 20 de medicamentos para psiquiatría. La Quetiapina es el medicamento que el reconocido neurólogo Mario López Gómez recetó a Sergio Pitol ante el diagnostico de afasia primaria progresiva no fluente, “media pastilla antes de dormir”. Pero el caso es que uno de los “íntimos amigos” del maestro leyó en internet que la Quetiapina administrada a un adulto mayor podría causarle un infarto al miocardio. Esa persona, de la que hasta el momento se desconoce su identidad, alertó al resto de amigos parasitarios y juntos convencieron al maestro de que su primo hermano, quien seguía las instrucciones del neurólogo Mario López Gómez, intentaba matarlo. Pero necesitaban la certificación de un doctor y acudieron al doctor José Luis Martínez Cabañas, que tiene su consultorio en el hospital Los Ángeles. José Luis Martínez Cabañas entregó un documento médico “a quien corresponda”, con la intención que los que se lo solicitaron lo presentaran ante alguna instancia. El documento en sí sólo describe al paciente con afasia motora, pero agrega que la Quetiapina no está indicada para el paciente por el riesgo de “infarto al miocardio o somnolencia”.

La constancia alterada en el caso Sergio Pitol; la trama macabra

El documento expedido por el doctor José Luis Martínez Cabañas, en los términos que estaba escrito, no servía para los fines que los solicitantes buscaban, que era denunciar al primo hermano de Pitol por intento de homicidio. Es por ello que los “amigos íntimos” de Pitol se atrevieron a alterar el documento. Sin embargo, como malos lectores de novelas policiacas, no lograron igualar el tipo de letra que uso el doctor Martínez Cabañas y en letra más pequeña agregaron: «El paciente presenta Afasia motora, pero está consciente, y tiene buen juicio, por lo que sabe decidir sobre él, y sobre asuntos legales que se le involucren». “Sobre asuntos legales”, es decir, Sergio Pitol con eso podía poner una demanda en contra de su primo hermano; y así fue. Al día siguiente que Martínez Cabañas le expidiera la constancia, Pitol acusó, ante la Lic. Indira Contreras, agente 4º del ministerio público, a su primo hermano Luis Rolando Demeneghi Colina, por “hechos constitutivos de delito. Basado en la “constancia emitida” por el doctor Martínez Cabañas “Sergio Pitol” concluyó con “meridiana claridad”, que su primo hermano tenía intenciones de causarle daño físico con “conclusiones fatales, incluso el deceso”. El documento del doctor sirvió para acusar al primo hermano, por lo que se acudió ante este médico quien, ante el notario público Eugenio Vázquez, de la notaría 27 declaró que el documento presentado ante el MP era suyo, sin embargo, anotó que ese documento había sido alterado, declarando que estaba dispuesto a comparecer ante la autoridad judicial para ratificar lo dicho.

Peña Nieto, un ser humano como cualquiera, pero eso sí, con dos pies izquierdos

Apenas nos dimos cuenta del video que circula en el que Enrique Peña Nieto “baila” en la boda de su sobrina política Fernanda Said Pretelini. Suena la música de los Earth, Wind and Fire y en la pista está Peña Nieto “bailando” con la sobrina, mientras otra mujer, que no es la Gaviota, baila con el novio. El grupo canta “Ba de ya, say do you remember, ba de ya, dancing in september” y el presidente trata de encontrar el ritmo, pero no lo haya. A ratos se parece a un niño de kínder garden bailando en el día de las madres. Para distraerse un poco habla con la novia que se ve enorme al lado de él. En algún momento Peña Nieto se da por vencido y entrega a la novia a su nuevo marido, pero no contaba con que la otra mujer, quien pudiera ser la madre de la novia, no lo deja partir y lo obliga a seguir en la pista. En las redes sociales se mofan de él, diciendo que gobierna como baila. Aquí no nos vamos a burlar de él, sólo vamos a decir que el video muestra una estampa de lo que también es un presidente de la República, un ser humano como cualquiera, pero eso sí, con dos pies izquierdos.

Armando Ortiz

aortiz52@nullhotmail.com