Compareció el ex Auditor General de Veracruz ante la Comisión de Vigilancia del Congreso de la Unión

Sociedad 3.0

No necesitamos más leyes, necesitamos cumplir las que tenemos, afirmó el doctor René Mariani Ochoa ante la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, y sostuvo que la contabilidad gubernamental no está siendo aplicada al 100 por ciento en todos los entes responsables, siguen sin respetarse los principios que rigen al gasto público y hay mucha estadística chatarra.

El fundador de la fiscalización superior en Veracruz –primera del país- compareció ante esa Comisión para exponer su proyecto de trabajo, si es designado Auditor Superior de la Federación.

Concreto y directo, Mariani lamentó que el PEF –Presupuesto de Egresos de la Federación- que alcanzará los 5.2 billones de pesos para el año próximo, sea el preludio de la corrupción, y que el universo hacendario que se toma como muestra para efecto de poder realizar las auditorías al mismo no es el correcto y no brinda certeza.

Se refirió a que en los últimos años, el 80% de las auditorías han sido financieras y sólo el 15% de desempeño, en promedio, el resto son forenses o especiales.

“Lamentablemente, por ejemplo, en el caso de 2008, se realizaron 987 auditorías y para el año 2016, 1868, pero en 2008 sólo se revisaron de los 2,440 municipios sólo se revisaron 205 municipios, y en el mejor de los casos, que fue 2014 sólo se revisaron 547”.

“Y les puedo señalar a ustedes que en los informes hay mucha estadística chatarra”, aseveró.

Dentro de los mecanismos que consideró necesarios para combatir la corrupción, propuso que la Auditoría Superior debe coadyuvar con el INAI -Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales- checando el cumplimiento oportuno de la rendición de cuentas de todos los entes, porque no se está cumpliendo con esta situación.

Dijo que como integrante del Comité Coordinador en el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, la ASF debe servir de puente con el otro comité de participación ciudadana promoviendo que organizaciones sociales, colegios profesionales y cualquier ciudadano puedan presentar sus inquietudes, sus quejas, sus sugerencias,  creándose realmente una contraloría social, una gran participación ciudadana como fundamento de gobernanza.

Otra propuesta que hizo fue que se incorpore al SAT –Sistema de Administración Tributaria- al Comité Coordinador, para que a través de la aplicación de la “ley de lavado de dinero”, como coloquialmente se le conoce, se le puedan dar dientes fuertes a la Auditoría en la detección oportuna de fraudes y desvío de recursos.

En su opinión, debe ser establecido una especie de pacto antiimpunidad, diseñando un programa protector de denunciantes de actos deshonestos, y plantear normas penales precisas, rigurosas, pero parejas para los depredadores de recursos públicos.

Igualmente, señaló que se debe hacer  alianza con Anuies para hacer realidad el servicio social en las carreras que son afines a la fiscalización.

También lanzó un reto a los legisladores:

“La contabilidad gubernamental no stá siendo aplicada al 100 por ciento en todos los entes responsables y eso lo podemos checar fácilmente, de los 2,440 municipios más las 16 delegaciones de la Ciudad de México, si subimos a Internet a buscar la información de los avances presupuestales de los primeros nueve meses de este año, que deberían haber estado publicados a más tardar el 20 de octubre, les garantizo que no vamos a encontrar arriba de 5 de todo este gran universo. Ahí está el gran reto, que no se está cumpliendo”.

Los aspirantes a dirigir la ASF continúan con las comparecencias, que empezaron el 2 de diciembre.