Si bien el PRI tiene en sus senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa dos cartas fuertemente competitivas para retornar al gobierno estatal, no resulta igual en cuanto a candidaturas al senado, a juzgar por los nombres hasta ahora mencionados, en varones: Juan Carlos Molina y Edmundo Martínez Zaleta, los primeros en salir a la palestra;  ¡Carolina Gudiño, Elizabeth Morales! Anilú Ingram y Sonia Sánchez, por las mujeres, forman una lista cuyo significado electoral no concitaría las adhesiones suficientes para un resultado airoso, estaría en la tesitura de escoger entre los aspirantes el menos peor. En ese renglón el PRI iniciaría en desventaja, porque Morena adelanta nombres competitivos, Rocío Nahle, Marco Antonio Medina, Manuel Huerta o Ricardo Ahued, al senado, y faltan los del PAN o Frente, un escenario nada fácil.