Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

¿Y quién es Dante Delgado como para poner un ultimátum a la dirigencia del PAN y del PRD? ¿Es acaso un líder político de arrastre, dueño de un partido político que ha demostrado su valía en las elecciones? ¿Es Dante un monumento de moralidad, una piedra de toque en lo que se refiere a la honestidad, es acaso un baluarte de la democracia en este país? No, Dante Delgado es un obseso que todavía cree que tiene oportunidad de ser gobernador de Veracruz, porque los cuatro años que estivo del 88 al 92 se le hicieron un soplo. Dante acudió al Frente Ciudadano porque López Obrador no le permitió contender en coalición a la gubernatura de Veracruz. Es por ello que como “convidado de piedra” se fue a refugiar al Frente Ciudadano donde habría de aportar su medio grano de arena, porque no siquiera le alcanza para uno entero. Pero ahora resulta que el señor Dante Delgado pasó de ser un “convidado de piedra” para dictar los lineamientos del Frente, designando que el candidato a la presidencia sería para el PAN, el de la CDMX para el PRD y la senaduría para Miguel Ángel Mancera; y apúrense porque la paciencia del dictador caduca en 72 horas. Pobre Dante, sólo falta que pida la gubernatura de Veracruz para él. Sólo que en Veracruz no tiene ninguna posibilidad de serlo.

Que como precandidatos del Frente van Anaya y Mancera

Mucho caso que le hicieron a Dante Delgado con su repartición de puestos. Y es que al parecer en el Frente Ciudadano ya tomaron una decisión y de entrada tanto Ricardo Anaya como Miguel Ángel Mancera se presentaran como precandidatos por el Frente. En febrero, de acuerdo al método que elijan, se decidirá si el candidato es Ricardo Anaya o Miguel Ángel Mancera. Hasta el momento, y de acuerdo con algunas encuestas que se han publicado, Mancera lleva una considerable delantera a Anaya. Sin embargo, esa ventaja va de acuerdo a parámetros en los que se coloca a todos los aspirantes en diferentes grupos. Ya se verá como se comportan los dos candidatos subidos al mismo ring. En el caso de Anaya, y con todos los enfrentamientos que ha tenido, ya sea con medios de comunicación, con expanistas, expresidentes y senadores de su partido, tiene ya el músculo entrenado. Mancera por su parte ha estado cómo en su silla de jefe de gobierno de la Ciudad de México y a no ser por los sismos del 19 de septiembre, no se ha enfrentado con nadie. Vamos a ver de que cuero salen más correas.

Dice Calderon que Meade tiene una piedra de molino por la corrupción del PRI; entonces Margarita Zavala tiene todo el molino, con alambique incluido

En serio que Felipe Calderón cree que los mexicanos no tenemos memoria; cree que no nos acordamos de la corrupción que imperó en su gobierno y de la impunidad y los montajes de su secretario de Seguridad, Genaro García Luna. Ahora sale a decir Calderón que el candidato del PRI, José Antonio Meade tiene una piedra de molino al cuello por la corrupción del PRI. Puede que tenga razón. Pero que no se le olvide que los asesores de su esposa, Margarita Zavala, le pidieron que se hiciera a un lado en la campaña de su esposa porque su presencia generaba un desprestigio inmediato. Calderón no es una piedra de molino en el cuello de Margarita Zavala, Calderón es el molino entero con un alambique extra. Por Calderón Margarita Zavala ni siquiera fue tomada en cuenta para ser candidata a la presidencia por el PAN; por Felipe Calderón Margarita Zavala como independiente no va a pasar de ser una mera comparsa distractora.

Armando Ortiz                     aortiz52@nullhotmail.com