Para disipar los rumores del resquebrajamiento del Frente partidista, Ricardo Anaya subraya que “está más fuerte y vivo que nunca”: “Los tres partidos que integramos el Frente Ciudadano por México somos democráticos y estamos trabajando con altura de miras…Todos están convencidos de que primero está el país, después los partidos y muy al final los proyectos personales por muy legítimos que sean”. Anaya defiende la criatura de la cual es coautor, está justificada, aunque habrá el reclamo por dos afirmaciones nada ciertas: en ninguno de los partidos que lo integran-PAN-PRD-MC- impera la democracia y el anteponer el interés nacional al de los partidos y los “proyectos personales”, pues Anaya obligó a Margarita Zavala a salirse del PAN y le regatea participación a Moreno Valle, y en cuanto al interés personal se duda quiera declinar la candidatura a favor de Mancera para no dispersar ese Frente, allí es donde comienza el aquimichú.