Hasta hoy, la incertidumbre sobre lo que ocurrirá al proyecto de Frente Ciudadano atrae la atención de partidos políticos, actores políticos, factores de poder y periodistas, cada cual con sus respectivas perspectivas. Loret de Mola escribe: “… Personalmente pienso que el Frente no puede descartarse como competidor real en 2018. Que Meade vs. López Obrador no será necesariamente ‘la final’ en la sucesión presidencial. La razón central es que, hoy por hoy, la porción más grande del electorado mexicano es la que conforman ciudadanos que ya no quieren al Partido Revolucionario Institucional en Los Pinos… pero tampoco quieren que llegue López Obrador. Eso no significa que esa porción mayoritaria le pertenece al Frente. Pero el potencial está ahí…A ver si la aprovechan o terminan por hacer bueno el obituario largamente redactado”.