Dialogando

Por Abel Domínguez Camacho

Xalapa tiene presidente municipal, aunque electo con el auspicio y bendición de su santidad Andrés López, a partir de hoy gobierna para todos los xalapeños, a partir de hoy tendrá que ser cuidadoso de no sacar a relucir el partido, que no es su partido, que lo llevó al poder, hoy se convierte en GOBIERNO. El presidente y su cabildo arrancan a partir de mañana, hoy por lo pronto, es día de fiesta y merecida.
Mañana primer día del año, en sesión de cabildo deberán nombrar Tesorero, Secretario de Gobierno y al que consideren indicado para el Órgano de Control Interno; se inicia la ardua tarea de gobernar, presentar al Congreso Local sus pretensiones de ingresos y egresos, armar el equipo administrativo que les acompañará en sus cuatro años; entre otras cosas,  para empezar deberán cobrar el impuesto predial (inmobiliario) el impuesto local más importante y, el cobro por el consumo de agua, con esta primera actividad, llega a las fibras más profundas de aquellos que votaron por él, ¿inicia el desencanto?.
Mucho trabajo por delante tiene la nueva administración, por ejemplo, en los términos de la ley correspondiente debe elaborar y presentar el Plan Municipal de Desarrollo, que presumo ya tiene mucho material a través del manantial de ideas, trataremos de dar seguimiento.
Llegó el momento de evidenciar el “saber hacer” del presidente municipal y su comuna, deberán lidiar con los gobiernos federal y estatal salientes y ocupados en el proceso electoral 2018, “saber hacer” sin dinero o al menos sin el dinero que esperarían, toda vez que las baterías estarán puestas en otra cosa-también las de ellos-; a nivel local se hará más evidente, en virtud de que todo apunta que el candidato del PAN será el hijo del gobernador en turno, ¿qué no hace un padre por su hijo?.
El primer año estará plagado de actividad político-electoral, plaza Regina y el centro histórico sufrirán los embates de los acarreos, los directamente afectados aguantaremos o haremos reclamos en las redes; se espera que la administración municipal tenga alternativas de solución en coordinación con el gobierno estatal- uno no se subordina al otro, pero si se deben coordinar-para no trasnochar la ya trasnochada movilidad xalapeña, primera prueba, de muchas.
Para su segundo año, la administración de Hipólito-Ivonne tendrá que ajustarse a las prioridades-caprichos- del primer año del nuevo gobierno del estado-PRI o PAN- un segundo año sin los recursos con los que se quisiera contar para realizar las muchas prioridades ya adelantadas en el manantial de ideas y lo que vengan; si la administración en turno, a partir de mañana, cuenta con buenos oficios podrá regularmente librar los dos primeros años y, cerrar fuerte los dos últimos, sensibilidad y estrategia se van a requerir para menuda tarea, no todo es buena voluntad. Confiamos en que así sea, por el bien de Xalapa y los Xalapeños.
¿Podremos los xalapeños optar por la revocación de mandato?