Al percibir que ya esperaron lo suficiente para conocer el desarrollo del llamado Frente Ciudadano y la inalterable actitud de Ricardo Anaya quien se empecina por arrogare la candidatura a la presidencia, los gobernadores perredistas de Morelos y Michoacán, Graco Ramírez y Silvano Aureoles, han decidido declinar sus respectivas aspiraciones a favor de Miguel Ángel Mancera. Con esa determinación dan un paso adelante para estar en sintonía porque al interior del PRD se avizora un enfrentamiento entre las corrientes Nueva Izquierda, de los Chuchos, y Alternativa Democrática Nacional por la dirigencia de ese partido a la salida de Barrales; no pintan bien las cosas.