OPINIÓN
Por Mario Javier Sánchez de la Torre

En este espacio el pasado miércoles abordamos el interesante tema del precio de las gasolinas que se venden y consumen en este país, así como también, las políticas que la actual administración federal implementará en esta materia durante el próximo electoral año 2018.

Políticas que dejó muy bien definidas el ex secretario de Hacienda y Crédito Público, el ahora apreciadísimo Pepe Meade, unos días antes de dejar el importante cargo, para anunciar su interés de participar en la contienda electoral por la Presidencia de la República, por parte del Partido Revolucionario Institucional, instituto político al que no pertenece, pero que sus fieles y obedientes integrantes siguiendo la liturgia priista que les  ordenaron, lo acogieron en su seno en forma extraordinaria, para que sea su candidato de súper unidad, sin importar que hasta la fecha no haya sido militante del partido tricolor. Quedando así todos los tricolores, muy felices y contentos, o por lo menos eso tratan de aparentar.

Liberación de precios que realmente estará competida, aunque por el momento aún no se ha notado en algunos estados del país, como en éste. Pues la aparición de las grandes empresas petroleras extranjeras ya inició. Así tenemos según información dada a conocer por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que 2600 estaciones de servicio han abandonado a nuestra ex empresa, PEMEX, la que era de “todos los mexicanos” o sea de todos nosotros y funcionan con una marca diferente. Como una muestra de lo señalado podemos citar que marcas como G500, Oxxo, Gas, Petro Seven, Hidrosina y Orsan, ostentan los primeros cinco lugares de compañías con más estaciones de servicio con marcas diferentes a PEMEX, empresa que aún conserva el 78 por ciento del mercado nacional, 9 mil 157 gasolinera.

Por el momento estas empresas que utilizan una marca distinta a PEMEX, durante el presente año se han disparado y va en aumento el número que deja la franquicia PEMEX, aunque continúan recibiendo el combustible de parte de la empresa mexicana, igual que las de origen extranjero, pero parece que esto no sucederá por mucho tiempo.

A continuación las empresas que tienen más estaciones de servicio en el país, pero que son marca distinta a PEMEX. G500 con 963 estaciones de servicio (ES); Oxxo Gas, 396 ES; Petro Seven, 218 ES; Hidrosina, 193 ES; Orsan, 140 ES; Eco Gasolineras, 126 ES; RedCo, 106; Gasmart, 104 ES; Nexus, 79 ES; Rendichicas, 64 ES; Vip Gas, 41 ES; BP, 37 ES; Arco, 32 ES; Gasmex, 20 ES; El Rey Gasolineras, 14 ES; La Gas, 13 ES; Shell, 10 ES; Gastop, 6 ES; Appro, 5 ES; Rendimax Vip, 2 ES; Combured, 2 ES; Smartgas, 2 ES; Costco, 2 ES; Gulf, 2 ES; Chevron, 1 ES Y Pemex, 9157 ES.

Por el momento PEMEX se está preparando para lanzar la renovación de su marca, que buena falta le hace y más para fechas próximas y no muy lejanas, pues también se tiene considerado que las marcas extranjeras, puedan rentar los ductos de la empresa mexicana para traer sus combustibles, lo que hará mucho más competitivo el mercado de este producto.

Actualmente la competencia entre las marcas extranjeras y las ES propiedad de nacionales, aún no se da en cuanto el costo de las gasolinas, pues todavía PEMEX es quien surte el producto en el país, pero la competencia se está comenzando a presentar en quien da el mejor servicio y quien ofrece los mejores incentivos a los clientes. Como ejemplos podemos citar los siguientes: G500, ofrece según esta marca, la mejor tecnología con un aditivo el G BOOST, que les permite vender una gasolina G Super, G Premium y G Diesel, que dicen limpia el motor y los sistemas de inyección. Orsan, otra de las marcas, da tarjetas a sus clientes frecuentes, con las que posteriormente pueden adquirir regalos. Y así cada una por el momento, trata de atraer a la clientela, ya que la cuestión del precio será difícil de modificar mientras lo siga surtiendo PEMEX. Pues al ser aproximadamente el 40 por ciento del costo impuestos, va a ser muy difícil que lo baje y en cuanto a subirlo sería un suicidio económico, pues se supone que en el corto plazo varias de estas marcas al ser parte de empresas productoras de crudo a nivel mundial, estarán importando sus combustibles a precios muy competitivos al ser ellos los que refinen el producto. Lo que traería por consecuencia que las estaciones de servicio en el país, le dejaran de comprar a PEMEX, pues no competiría en precios.

Y todo lo anterior sin tomar en cuenta que ya están entrando en funcionamiento en el país, las llamadas ELECTROLINERAS. Que aunque por el momento soy muy pocas, también con el paso del tiempo y el aumento de los autos híbridos y eléctricos, tendrán presencia en el mercado. Hasta el lunes.

noti-sigloxxi@nullhotmail.com