A pesar de toneladas de reclamos y llamadas de atención por parte de Universidades de todo el país, asociaciones civiles, ONG’s y demás organismos tanto nacionales como internacionales, el gobierno de Enrique Peña Nieto está a punto aprobar la nueva Ley de Serguridad Interior, la cual, alertan dichas organizaciones, permitirá violar derechos humanos fundamentales de los mexicanos.

Por si fuera poco, el Congreso aprobó modificaciones a la fracción 1° del artículo 1916 del Código Civil Federal, lo que permitirá emprender acciones legales contra aquellos que que se hagan sorna de los personajes más desprestigiados de este país: los políticos. La modificación dice así:  “en la reparación del daño moral se considere el hecho ilícito de quien comunique, a través de cualquier medio tradicional o electrónico, un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causar deshonra, descrédito, perjuicio o exponer al desprecio de alguien”

Todo esto, en vísperas electorales y con un PRI decaído en el poder, enciende las alertas contra la posible represión que se avecina contra las masas de ciudadanos votantes en caso de que se cometan cochupos y fechorías en los próximos comicios del 2018.