En Reforma, Templo Mayor, asegura que: “primer acto: en enero, la priista Ivonne Ortega asegura que ‘ya se acabó el tiempo de la disciplina’ y que ella irá, sí o sí, por la candidatura presidencial de su partido. Segundo acto: en octubre, la ex Gobernadora de Yucatán critica que el Partido Revolucionario Institucional descartara una consulta abierta para elegir a su abanderado a la Presidencia y adelanta que, sin importar el método, ella se inscribirá. Tercer acto: llega diciembre y la también ex Secretaria General del tricolor dice que no se anotará, y apoya públicamente al precandidato único José Antonio Meade. ¿Cómo se llamó la obra? ‘Mucho ruido y pocas nueces’. Y no, no es la comedia de Shakespeare”.