Definitivamente, Donald Trump está tejiendo la cuerda de la cual penderá la posibilidad de seguir al frente de la presidencia de los Estados Unidos de América, ha abierto tantos frentes que difícilmente le alcanzará la pólvora para defenderse. El último dislate fue contra la senadora Kirsten Gillibrand de quien asegura “haría cualquier cosa” para obtener contribuciones para su campaña. Aunque la secretaria de prensa niega contenido “sexista” a esas declaraciones de su jefe, en el senado estadounidense ya preparan la contraofensiva y Trump se empezará a ver en verdaderos problemas pues 60 legisladores piden investigarlo y la senadora demócrata, Elizabeth Warren, lo cuestiona ¿sabe usted con quien se está metiendo? Obviamente se refiere al senado de esa república.