Don Luis H Álvarez fue sin duda un dirigente panista de profundas convicciones, pero también un político pragmático cuyas estrategias de lucha convirtieron al PAN en un partido aguerrido, el que salió a las calles desde Chihuahua y Ciudad Juárez para defender el triunfo de Barrios al gobierno de Chihuahua y el de la alcaldía de Ciudad Juárez, aparentemente inútil pero de resultados positivos. Esa estrategia la implementa ahora Javier Corral, aunque con otra connotación y en circunstancias muy diferentes, organizando una marcha hacia la CDMX, “por la dignidad y el federalismo”, la califica. Aquellas marchas de don Luis fueron en protesta de un supuesto fraude electoral, esta de Corral tiene tintes también electorales; aquellas a las doce y cuarto, ésta al cuarto para las doce.