El gobierno del estado anunció una inversión millonaria para reparar carreteras veracruzanas, de cuyo mantenimiento se olvidaron dos administraciones estatales a pesar del recurso económico disponible para esos efectos. Es consecuencia de la irresponsabilidad gubernamental, apatía e ineptitud características del duartismo: Si usted acude al arquitecto para construir casa propia, este le presenta el proyecto con características, tiempo y costo de construcción; una vez convenidos esos términos manos a la obra. Si transcurrido el plazo se ponen mil excusas porque la obra está inconclusa a pesar de haberse cubierto todo el costo original, de inmediato se suspenden ministraciones. Nunca hará lo que hizo Duarte: gastar más de tres veces el costo original de la obra, como el túnel bajo el rio Coatzacoalcos en el que se gastaron más de 5 mil millones de pesos, pero tuvo que concluirlo una empresa particular que cobra el peaje, a pesar del dinero publico allí invertido. ¿Ineptitud, robo, displicencia? Todo eso junto.