¿Son en verdad necesarias las famosas pre-campañas? Debemos recordar que estos periodos deben ser utilizados por los pre-canditatos para convencer, mediante sus propuestas, a los militantes y simpatizantes de los partidos para lograr su apoyo y de esta forma ser ungidos como “candidatos” de manera oficial… claro está, si existiera una verdadera competencia interna. En este periodo se está dando el particular caso de contar con pre-candidatos únicos en cada partido o coalición, los cuales están utilizando este lapso para emitir mensajes que claramente no son dirigidos exclusivamente a sus militancias, sino que de manera descarada impactan al público en general, amparados en la leyenda “mensaje dirigido a militantes y simpatizantes…”, una libertad que la misma defectuosa ley les permite. Los vemos paseando, comiendo en el mercado, cortándose el cabello y metiéndole publicidad a las redes sociales y a los medios tradicionales, la cual es pagada de nuestros impuestos. Si no existe competencia interna, todo este gasto no tendría razón de ser y significaría un gran ahorro para las arcas federales. Urge una reforma pertinente que evite este abuso.