El ya famoso “resbalón” del alcalde xalapeño levantó comentarios de inconformidad entre diversos sectores de la población de esta capital, por lo cual Hipólito Rodríguez explica: “Hay cuatro o cinco funcionarios que reclutamos por su experiencia en la Ciudad de México”, y pide “no exagerar por la procedencia” de esos colaboradores. Pero en realidad la molestia no proviene de busca chambas desplazados, ni porque esos “cuatro o cinco” sean foráneos, sino de la sospecha que vienen a administrar el recurso de los xalapeños para beneficiar una causa electoral, no para destinarlo al beneficio de esta ciudad. Tampoco se atribuye a Hipólito toda la responsabilidad, porque quizás apenas conoció a sus “colaboradores”, culpa suya será e incurrirá en complicidad si no está atento para evitar el desvío de recursos hacia propósitos ajenos a la causa Xalapeña.