Los tres principales precandidatos a la Presidencia de la República vinieron a darse una vuelta por Veracruz. Anaya, Meade y AMLO, se hicieron presentes para alborotar el gallinero en tierras veracruzanas, en donde cada uno se hizo apareció con su correspondiente precandidato a la gubernatura de nuestro maltrecho Estado. Como era de esperarse, las menciones a Javier Duarte no pudieron faltar para ejemplificar la corrupción y mal gobierno y realizaron, como siempre, las promesas de mejorar todo y pintar un paraíso para el muy golpeado pueblo veracruzano, sin olvidar claro, el importante número de votantes con los que contamos. Mucho trabajo el que les espera para convencer a un pueblo que está abriendo los ojos y se está cansando de los mismo.