En Templo Mayor, de Reforma, se lee: “es curioso: los dirigentes de Morena dicen saber de las reuniones secretas en Los Pinos, que en el Partido Revolucionario Institucional quieren cambiar a Meade, y que la mafia del poder prepara un fraude… pero no se enteraron de que Napoleón Gómez Urrutia iba a ser su candidato al Senado. Tan dado que es a revelar hasta el más mínimo ‘compló’, resulta extraño que Andrés Manuel López Obrador no les hubiera avisado de la postulación de ‘Napito’ ni a Tatiana Clouthier, ni a Yeidckol Polevnsky. O al menos eso es lo que ambas dicen, como para lavarse las manos de esa candidatura. Sin embargo, van a necesitar mucho más jabón para lavarle la imagen a su partido, pues con el escaño para Gómez Urrutia perdieron muchos de los puntos que habían ganado con el empresariado. No en balde, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, criticó fuerte que se quiera dar fuero a quien, en realidad, debería enfrentar a la justicia. ¡Ups!”.