Habrá causado preocupación a los mandos policiales recientemente detenidos en Veracruz la noticia sobre la determinación del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, de que habrá diligencias para buscar en la Academia de Policía de El Lencero restos de desaparecidos presuntamente inhumados en ese lugar. Lamentable situación la de esa academia construida para capacitar policías y acreditarlos ante la sociedad, pero ahora colocada en la triste tesitura de presunto camposanto en donde una sola evidencia de restos humanos serviría de prueba  contundente de cuanto se acusa a Bermúdez y compañía,  y caerá sobre ellos como pesada loza sobre su expediente borrando toda presunción de inocencia; a la vez proporcionará a la Fiscalía del Estado y al juez de la causa elementos adicionales para aplicar el rigor de la ley contra quienes cometen el delito de desaparición forzada.