Ahora que la Fiscalía General del estado (FGE) decidió absolver al doctor Fernando Benítez Obeso, quien se desempeñó como secretario de Salud en el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa, y fue acusado por abuso de autoridad, por la empresa GB PLUS INTERMERCADO, S.A. de C.V., viene a cuento aquella sentencia de Benito Juárez sobre la justicia y gracia para los amigos, a los otros solo justicia a secas. No que el doctor Benítez merezca ser calificado como culpable, porque según la FG no lo es y merece el beneficio de la duda, sino porque en la percepción pública su caso evoca el de otros indiciados de cuya culpa todos hablan y no se les toca ni con el amago de un aviso judicial.