Línea Caliente

Por Edgar Hernández*

 

“El infierno de la diputada por denunciar las corruptelas panistas!”

Colapsa su relación con el PAN.

Canalladas de sus pares en el Congreso, nulo respaldo de su partido a propuestas legislativas, bloqueos parlamentarios, minimización de sus programas sociales, bullying y repetidas groserías de parte del Presidente de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández Hernández son parte de la embestida que vive la diputada Cynthia Lobato Calderón.

El origen.

Todo estuvo en que un buen día –allá por junio del año anterior- Cynthia se atrevió a denunciar las pachangas y desmadres de Sergio Hernández, su club de Tobi, el dispendio del dinero público en memorables comelitones en el caro comedero “Yagaar” de Xalapa y no estar de acuerdo en localizados planteamientos legislativos, para que el mundo se le viniera encima.

A partir de entonces el diputado Hernández, conocido en el bajo mundo legislativo como “Sergio, el bailador” ya que lo único que sabe es organizar pachangas, se le fue a la yugular a la fiel diputada panista Cynthia Lobato.

Y ya para que hasta los de casa se quejaran de la conducta disipada del líder de la bancada panista en el Congreso del Estado es que la cloaca legislativa del PAN estaba al descubierto.

Previamente la diputada Lobato, hizo público lo que ya se sabía en torno al permanente estado de indolencia y sospechosos manejos presupuestarios del Presidente de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández y su segundo Carlos Fuentes.

Y es que al no poder conducir el barco legislativo se refugia en la disipación y regenteo.

Es del dominio público que el Coordinador de los diputados panistas  mueve ríos de dinero por debajo de la mesa, que tiene convenios en lo oscurito con cierta prensa y que le encanta el desmadre.

En ese marco, la diputada panista lo ha señalado de usar el dinero que recibe la bancada para fines distintos al grupo legislativo, lo cual dio lugar a que la propia Fiscalía General del Estado anunciara desde el año pasado una investigación sobre el uso y destino de los recursos públicos, misma que nunca se realizó o al menos nunca se dio a conocer públicamente.

Lo que sí trascendió fue un audio en donde la legisladora fue a pedirle a Sergio Hernández recursos para apoyar el foro internacional que realizará la UV en Veracruz sobre las Constituciones mismo que le negó de manera por demás altanera.

Fue cuando la Lobato le espetó en su cara el “Por qué entonces sí hay dinero para el Velódromo, para tus casas de enlace, por qué sí hay dinero para lo que te da la gana y para tus fiestas. Sí hay dinero para que le lleves a Pepe Mancha, para eso sí hay dinero”.

La controvertida diputada se refería al inédito pasaje del 27 marzo del año pasado cuando en el marco de una total austeridad y miles de despidos en el gobierno, se llevó a cabo una ostentosa fiesta en el Velódromo de Xalapa, donde se presentó el grupo musical Sonora Dinamita el cual cobra de 80 a 100 mil pesos de acuerdo con los precios consultados en Cds Producciones y Artistas.

En esa pachanga el diputadete no dejó de bailar en el escenario la canción “Mil horas”; sacudió el cuerpo, giró y se chupaba los labios, mientras disfrutaba la música al ritmo “esa noche te esperé bajo la lluvia mil horas (…) cuando llegaste, me miraste y me dijiste loco, estás mojado, ya no te quiero”.

Vaya cursilería.

Pero regresando al punto, sumamente molesta la diputada con Sergio “El Bailador”, en una discusión que fue subiendo de tono, la panista insistió en que el dinero que recibe la bancada para asuntos legislativos “nos pertenece a todos, no es tuyo, muchacho, y nada más te lo digo”, y le pidió los comprobantes de cómo se están usando los recursos.

Lo de la legisladora en realidad no era más que consecuencia de la improvisación; de imponer títeres; de entregar cuotas de poder no a Sergio Hernández, que es un chavo inventado y recompensado por Pepe Mancha.

En la sumatoria habría que regresar a la memoria su abrupta llegada el 30 de agosto del año anterior cuando se ostentó como licenciado en Derecho no siéndolo.

Ello a la par de su inexperiencia y dejar que el aparato de poder lo manejara como títere lo cual dio lugar a que recientemente en una maniobra legaloide no entregara la Junta de Coordinación Política al representante de Morena, una práctica de alternancia legislativa previo acuerdo interpartidista que abusivamente violentó ante la reprobación generalizada del Congreso.

Sergio Hernández hoy para el PAN y el gobierno de Miguel Angel Yunes es insustituible por ello ya se apuntó para repetir como diputado en la siguiente legislatura.

En tanto, el pleito entre Sergio “El bailador” y la “Diputada incómoda”, como así moteja su bancada a Cynthia Lobato, no cesa; pero además la dama no se arredra. Ni deja su partido ni abdica en su propósito de transparencia.

Cumple con su tarea legislativa a pesar de la embestida del Bronx totonaca panista que la insulta cada vez que sube a tribuna, que le hace mofa y dejan sola y en causa común la aíslan y le advierten que si tiene alguna querella presente la denuncia ante la Fiscalía “por los supuestos ataques realizados por los diputados locales del PAN”, gritoneó el “bailador”.

El imberbe y arrogante diputadete hace gala de su ignorancia jurídica y legislativa –al fin falso abogado- al desconocer que la Fiscalía no puede intervenir por bullying entre diputados ni violentar el fuero legislativo.

Hoy la cuerda está por reventarse por lo más grueso ante el descrédito total del PAN.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo