Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

Mientras los honorables astrofísicos resuelven un complicado problema cosmológico, desafiando las teorías del propio Albert Einstein (1879 – 1955) al descubrir que la energía obscura puede transformarse en materia oscura.  Lo que alteraría la expansión de El Universo.  Descubrimiento que, para efectos prácticos no sirve absolutamente para nada, cabe decirlo…

En lo que queda de nuestro México, sufrimos el arribo de Rex Tillerson, el flamante secretario de Estado de la Unión Americana, que antes fue el manda más de la poderosa petrolera Exxon…

Que llegó a nuestro suelo para entrevistarse con el presidente Peña Nieto, quien será acompañado y asesorado por el inepto de Luis Videgaray -por eso estamos como estamos- con los que hablará largo y tendido del peligro que representa para Iberoamérica la directa intervención rusa en los comicios…

Y según cuentan los que de esto saben, los rusos están más que preparados para apoderarse del petróleo que en charola de plata les entregará su contacto, el peligrosísimo Andrés Manuelovich

A quien ya se conoce en el medio político como la versión masculina de Margaretha Geertruida Zelle (1876 – 1917) más conocida como Mata Hari, la famosa bailarina-espía de nacionalidad holandesa que fue ejecutada por fusilamiento un 15 de octubre de 1917…

Lo que no dijo el hijo del señor Tiller -Tillerson– es que el petróleo se lo tendrían que entregar ellos, los norteamericanos; no nosotros.  Porque “Aunque Usted, no lo crea” el petróleo es tan nuestro que Pemex -sí, Pemex- tiene que concursar con otras petroleras para poder ganar la licitación que le permita perforar y extraer el oro negro que tanto ha enloquecido al mundo entero y nos ha perjudicado a los mexicanos…

Pues con el petróleo pasa más o menos lo mismo que con los minerales que se extraen del subsuelo de nuestra Tierra y que se supone que también es de nosotros los nacidos en tierras aztecas; pero no…

El año pasado el Banco de México tuvo que comprarle oro a Canadá, y nos vendieron el mismo oro que han sacado de las entrañas de nuestra Tierra; ya que el otro socio que tenemos en el TLC se lleva el 80 % del oro y la plata que de aquí se extrae…

Compramos gasolina procesada de EE.UU. del petróleo que les vendemos nosotros; y así nadie puede dudar el porqué como País estamos poco más que quebrados…

Pero volviendo con el hijo de Tiller y su visita a México, aparte de que opina que los militares venezolanos pueden derrocar a Nicolás Maduro -sueños de opio- viene a espantarnos con el petate del muerto.  Pasando por alto que ya estamos hartos de que nos digan que “Ahí viene el lobo” -Rusia en este caso- y el lobo nomás no llega…

Lo mejor del caso es que el individuo viene a ofrecer su apoyo institucional para garantizar que los rusos no puedan intervenir en las elecciones en México.  Pero independientemente de que no pudieron evitar que los rusos intervinieran en sus elecciones “semi-democráticas”; pero viene a garantizar que aquí lo pueden evitar.  Ajá…

Cuando es evidente que viene a intervenir en las elecciones a favor de su candidato, el tal Pepe Toño Meade; quien nada más no prende.  Y aunque ya se escuchan voces de que su esposa Juana Cuevas Rodríguez involuntariamente lo opaca, pues es en verdad encantadora; se ve difícil que quieran dar un cambiazo tan grande; que lo vayan a incapacitar como candidato y sustituirlo por ella…

Pero en el fondo, la visita del nefasto Secretario de Estado tiene por objeto el asegurarse de que el gobierno de México seguirá siendo satélite de Washington.  Pues al perder influencia sobre la Unión Europea, que ya no se solidariza con las sanciones que arbitrariamente impone a quien se le da la gana, han enfocado sus baterías hacia Iberoamérica…

Y ya tienen de su lado a Argentina, con Mauricio Macri; a Brasil con Michael Temer; a Chile con Sebastián Piñeira; a Perú con Pedro Pablo Kuczynsky; a Colombia con Juan Manuel Santos; a Ecuador con Lenin Moreno; a Guatemala Jimmy Morales; a Honduras con Juan Orlando Hernández; a la República Dominicana con Danilo Medina; a Panamá con Juan Carlos Varela; y a México, que dice ser de centro-izquierda.  Costa Rica, que tendrá elecciones este próximo domingo, es de centro-derecha…

Por lo que los tiempos que nos esperan a los que habitamos Iberoamérica serán sin duda turbulentos.  Pues los tiempos ya no son los mismos y los Pueblos ya están hartos del neoliberalismo sionista que los ha depauperado.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.