Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

Los esenios de los que habla La Biblia, de los que ya se conocen numerosos datos, toda vez que han sido traducidos del griego en que fueron escritos y se sabe bastante de su forma de vivir…

 Es importante hacer notar, referente a las traducciones, que no es de extrañarse que sean diferentes, porque si en cualquier idioma se le da un mismo libro a 10, 100, ó a miles de personas y se les pide que subrayen lo que les parezca más importante, todas sin excepción subrayarán cosas distintas…

 Cuanti más sucede si lo hacen con papiros o grabados.  Pero en fin.  Son versiones que obedecen a todos vemos la vida de una manera distinta.  El conflicto comienza cuando quieren que todos la veamos de la misma forma…

 Como sucede con las Biblias; porque hay diferentes Biblias, nacidas de otras tantas traducciones del griego en que fue escrita la primera Biblia.  La Biblia de los 70; así la llamaron…

 El Antiguo Testamento, que es un compendio de libros, está en su mayoría escrito en hebreo, y algo en arameo -que es una “secta” del primero.  Más o menos como lo son el español y el portugués; el español, el catalán, o el italiano, como ejemplos; pero hay muchos más…

 La Biblia de Jerónimo de Estridón (342 – 420) conocida como La Vulgata, que la tradujo al latín y por eso es San Jerónimo.  Erasmo de Rotterdam (1466 – 1536) también la tradujo a su manera y en ella se inspiró Martín Lutero (1486 – 1546) y el protestantismo.  El inglés William Tyndale (1495 – 1536) que murió en la hoguera por haber traducido la Biblia a su idioma…

 Y no querían que se tradujera; no porque se enterarían de las barbaridades, los crímenes y las aberraciones que contiene; sino porque entonces, al tenerla directamente ya no necesitarían de sus traductores como intermediarios, quienes adaptaban las palabras a su personal forma de ver…

 El caso es que, según algunos, los esenios, que es en lo que estábamos, eran una secta de ascetas que vivían bajo reglas muy estrictas; que sabían mucho de medicina -por eso vestían de blanco; he ahí el origen- y debían de practicar de por vida la castidad; o si se casaban, la absoluta fidelidad…

 Cabe citar que la castidad impuesta por el catolicismo no fue copiada de los esenios, sino porque en la Edad Media los obispos, curas y cardenales; y por supuesto, hasta los papas, tenían hijos y como estos podía reclamar herencias, recurrieron a la castidad.  Y como en ese entonces no se conocían los estudios del ADN, era la palabra de la madre en contra del cura y era tanto como alegarle al ampáyer…

 Pero sobre todo por los antecedentes de haber apoyado con armas la independencia de los macabeos, dicen que los esenios, a los que algunos hasta han calificado como esotéricos, eran sumamente violentos -y cómo no, si a los pobres los obligaban a ser célibes- pero eran perfectamente capaces de cortarle el cuello a cualquiera que trasgrediera las reglas o se les pusiera por enfrente…

 Por eso portaban siempre una sica, que era una especie de navaja curva entre la hoz y la de los zapateros, muy utilizada por los romanos.  De ahí se deriva la palabra sicario…

 Y el porqué, según cuentan, cuando Jesús fue detenido por los romanos para llevarlo a juicio por andar diciendo que era el rey de los judíos, cuando el rey era Herodes, sus apóstoles sacaron las armas para defenderlo y Pedro le cortó la oreja a un romano que Jesús se la pegó.  ¿Apóstoles armados? Deben de haber sido sus guardaespaldas, dicen otros mal pensados que todavía creen en esos cuentos…

 Razón por la cual, diferentes expertos traductores, a los esenios los consideraban como otro grupo de guerrilleros -similar al de los “famosos” zelotas- que por ese tiempo se formaban para protestar en contra del gobierno idumeo -árabe- de los Herodianos, que gobernaban con el beneplácito de Roma.  No en contra de la invasión romana, como también se ha dicho…

 Por lo que en varios textos se le menciona a Jesús como esenio y en otros como zelota.  Cuyos últimos miembros -y esto sí no son cuentos- ante el asedio de las legiones romanas, se suicidaron en la histórica fortaleza de Mazada…

 En cuanto al recogimiento, la tradición judía dice que es el sábado, y para otras tradiciones es el domingo; pero lo cierto es que en estos financieros tiempos donde lo importante es el dinero, ya es al gusto y a la conveniencia…

 Los candidatos desgraciadamente no paran y nos dejan descansar cuando menos un rato; por ejemplo.  Y desde luego que tampoco los lecheros; para quienes no existe el día de descanso.  Las vacas no entienden de esas cosas…

 Pero como es domingo, respetuosamente se sugiere que en vez de irse a recoger a la igle$ia; mejor recójase en su casa.  El Padre Eterno dador de vida se los agradecerá; y habrá menos contaminación, por lo que también todos lo agradeceremos…

 Sus hijos y nietos -si los tiene- también se lo agradecerán; la familia es importante.  En cuanto a su señora esposa…  No sé.  Lo mismo y ella preferiría que se fuera usted a recoger a otro lado.  Todo depende.

 Para terminar…

 ¿Sabían Ustedes amables lectores, que en Babilonia el rey Hammurabi (1810 – 1750) quien por cierto fue el primero que se conoce separó la política de la religión -podría decirse que creó el Estado Laico- subió a una montaña donde recibió de Marduk, el Sol, las leyes que posteriormente copiaron los egipcios; y que son los mismos 10 mandamientos que Moisés recibió en el monte Sinaí?…

 Qué coincidencias ¿verdad?  ¿O será que faltos de imaginación, como viles aspirantes a fiscales anticorrupción, se fusilaron los textos?

 Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.