O   P   I   N   I   O   N
Por Mario Javier Sánchez de la Torre.

    Definitivamente que en el “conflicto” que se ha desarrollado entre la directora de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente de Xalapa, América Carmona Olivares y los vecinos del fraccionamiento Pedregal de Las Ánimas, la razón la tienen los habitantes de este lugar de la ciudad.

    Pues independientemente de la gran inseguridad que se vive en la entidad, en esta capital, la inseguridad se ha incrementado a partir del inicio de la presente administración estatal, la que a pesar de los grandes esfuerzos que informa semanalmente lleva a cabo, no ha podido contrarrestar.

    Ya que hemos sido testigos de la llegada en forma periódica de diferentes corporaciones que tienen como función el resguardo de la seguridad pública a nivel federal, como la Policía Federal, La Gendarmería, La Policía Militar, el Ejército y la Marina Armada de México y otras más, además de las corporaciones estatales, pero el índice de delincuencia en territorio veracruzano lamentablemente no baja.

    Por lo que los habitantes del Pedregal de Las Ánimas, al estar siendo víctimas en más del cincuenta por ciento de sus casas habitación de parte de los ladrones, resolvieron protegerse de la forma más legal y prácticamente posible a falta de la eficiencia de las fuerzas del gobierno de Veracruz y del Estado Mexicano.

    Por lo citado llama la atención que ante la razón que tienen los habitantes del citado fraccionamiento la Servidora Pública municipal, en forma tan intransigente dé ultimátums a quienes tiene la obligación de atender y servir, resolviendo sus peticiones, pues posiblemente gracias a su voto está ahí y actuando en forma totalmente contraria se ponga a favor de una institución, qué aunque sea de educación, no deja de ser un negocio particular.

    Actitud que permite la especulación sobre la situación y por lo tanto surge el cuestionamiento: por qué tanto interés en dar la razón con tanta prontitud y eficiencia a los directivos de la escuela, si los vecinos están demostrando tener la razón, en un tema de tanta delicadeza.

    Además de que han ofrecido dar todas las facilidades a los directivos de la institución educativa para que no se interrumpa la vialidad y el paso hacia la escuela. ¿Qué interés o intereses hay atrás de quitar las protecciones que pusieron los vecinos ante la nulidad de brindarles seguridad de parte del gobierno del Estado y Federal?

    El cuestionamiento anterior se basa en que desde hace ya algunos años, la seguridad pública en Xalapa, capital estatal, la ejerce la Secretaría de Seguridad Pública, que depende del Ejecutivo del Estado.

    Lamentablemente así las cosas de la seguridad en esta capital estatal, imagínese estimado lector como estarán los jalapeños de las más de 400 colonias de la periferia. Hasta el miércoles. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Lun. 26-febrero-18)