“Vicente Benítez no es como lo pintan”, dice sin rubor alguno quien ha sido señalado como integrante de la pandilla que aprovechó el cargo público para enriquecerse con el producto del despojo a Veracruz. Algo ha sucedido entre aquellos días de campaña en 2016 cuando el entonces candidato al gobierno veracruzano, Miguel Ángel Yunes Linares, señalaba a Vicente Benítez como prestanombres de Duarte de Ochoa, desde cuando se publicaron supuestas propiedades de este diputado en Costa Rica, porque ahora con singular desparpajo presume inocencia. Pero en honor al Estado de Derecho se debe probar la acusación en su contra, todo es cuestión que en la autoridad correspondiente, en este caso la Fiscalía General, exista la voluntad para hacerlo, de otra manera asistiremos, una vez más, a otro caso en el que la impunidad está presente