El más bisoño de los políticos mexicanos tiene referencias acerca del seguimiento que un gobierno-de índole federal o estatal- le otorga a las actividades de ciertos actores políticos, dirigentes sindicales y partidistas, líderes sociales y de opinión, deportistas destacados etc., esa función forma parte de las obligaciones del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), como lo señala Navarrete Prida: “El Cisen tiene la obligación de monitorear eventos de trascendencia nacional sin que se pueda calificar de espionaje”, para dar “sustento a la gobernabilidad”, dice la ley. Pero el candidato del PAN a la presidencia, Ricardo Anata, no lo piensa así y difundió un video sobre su reclamo, a lo que el Secretario de Gobernación responde que Anaya estaba enterado de ese seguimiento, y es de suponer que sí. Pero forma parte de la dinámica electoral y al final todo quedará en anécdota, pero Anaya habrá ganado un día más de atención mediática.