Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

 

Con relación al “escándalo” de Ricardo Anaya, deja ver, desde mi muy personal punto de vista, que el contubernio entre el PRI y el PAN ha terminado -amasiato, dicen algunos mal pensados influidos por Sigmund Fruid (1856 – 1939)- “lo de escándalo entre comillado es porque nadie sabía, hasta ahora, que los políticos hacen negocios millonarios-

 

Asunto demasiado obvio para considerar que es una deducción medianamente  inteligente; porque están haciendo pinole al prospecto de tirano.  “Difama, que algo queda”, dice el refrán; y parece ser cierto…

Cabe comentar que la “valerosa” acción de irse a parar frente a la PGR y exigir que le informen si está siendo investigado, y después de entregar un escrito decir que no tenía nada más que declarar…

A pesar de que, según las honorables Autoridades, oficialmente se negó a hacerlo; cuando la realidad es que denegó una invitación a ampliar la declaración por escrito.  Pero el hecho, ni qué dudar, tuvo algo muy significativo…

Pues a pesar de que no fue solo -finalmente no es tan valiente- pues lo acompañaron personajes poco recomendables, como Diego Fernández de Cevallos, Santiago Creel y Dante Delgado, fue notoria la ausencia de su también aliado PRD, que no envió a ningún  representante…

Pero el fondo del asunto no es si Anaya es o no culpable de lavado de dinero, delincuencia organizada y su no justificada riqueza, lo que debe de remontarse hasta cuando fue secretario particular del Gobernador de Querétaro.  Aunque aún quedan dudas de cómo y a quién le compró el predio y en qué fecha; pues ahí está la clave…

El problema en realidad radica en la oficiosa actitud de la PGR para cumplir las instrucciones del Ejecutivo -sean lícitas o no lo, que ya se ha ventilado ampliamente, e infortunadamente es cierto…

Más desde luego la imperiosa necesidad de acabar con el problema de la generalizada corrupción que ha infectado al Gobierno, legislando para que el Procurador General de la República -y en los Estados- sean electos por el Pueblo, no designados por el Ejecutivo…

Ya que el ser “designados” para que los “apruebe” el Legislativo, es contrario a lo establecido.  Pues el que los otros dos Poderes intervengan en la designación, de manera automática los convierte en jueces y parte -principalmente al Ejecutivo, pues el Legislativo es simple comparsa-…

Lo que acaba automáticamente con la división de Poderes y obviamente con la República que, consecuentemente, no apoya la democracia…

Y desde luego, exigiendo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación respete el artículo 39 de nuestra Constitución, para que los Magistrados y Ministros sean electos de la misma manera en que se “eligen” los otros Poderes, es decir, mediante el voto popular…

De otra manera, si no se aplica el Estado de Derecho, nada cambiará; y los mexicanos nos seguiremos “entreteniendo” y desgastando con esta disque república en la que se llevan a cabo elecciones amañadas para simular una democracia que ni por asomo existe…

Sin soslayar que, el ir en contra de Rosario RoblesJavier NavaRuiz Esparza, Emilio Lozoya, entre muchos otros, es querer asesinar al emisario.  Y que si bien es cierto en todos los casos esos personajes tienen responsabilidad, pues bien sabían lo que estaban haciendo, no son el fondo del asunto…

Ya que además, en no en pocos casos deben de haberse quedado con una rebanada del pa$tel.  Por lo que inocentes no lo son, y merecen castigo.  Pero todos sabemos quién es el autor intelectual de la corrupción nacional a la que hemos llegado…

Haciendo a un lado a Ricardo Anaya, la tarea ahora para hacer ganar a Meade es de los medio$ y las encue$ta$.  Sobre todo después de la llamada telefónica entre Trump y Peña Nieto -que no se en que idioma se entiendan, porque el ingles del mexicano es pésimo- Por lo que ya desde ahora, como lo anticipamos, comienzan a hacer de las suyas, pues según ellos Meade va subiendo, mientras Anaya va avanzando y López Obrador está estancado…

Pero hay serias sospechas de que no todo ha sido orquestado por Los Pinos, aunque lo burdo de las acusaciones parezca que coinciden con el coeficiente intelectual de los productos del Atraco-mulco; que no sé cómo van a remontar al “Peje”; pero ya veremos con qué “novedad” salen…

Y menos ahora que le han tundido tan en serio a Anaya evidenciando el rompimiento; que muchos creen que la gente de Felipe Calderón está actuando, no a favor del PRI, sino a favor de su señora esposa para vengarse del que fue su Partido…

A la que por cierto no le ha ido muy bien, pues la han agredido verbalmente y hasta la corrieron de algunos de los lugares donde se presentó; y lo que pretenden es restarle votos a Anaya.  Por lo que se puede suponer que todo esto es fuego de ex amigos…

Cabe mencionar que la esposa del despreciable michoacano -cuyo peso la aplasta y no ha podido desligarse de él- al igual que los otros dos “Independientes”, según el honorable INE, registraron a cientos de miles de electores inexistentes…

Lo que lleva a la conclusión de que si los candidatos hacen trampa para que se les tome en cuenta.  Por la cantidad de votos falsos presentados, deberán ser descartados, pues estamos fritos, porque ninguno de los otros tampoco vale la pena…

Por lo que ir a votar carece de sentido.  No se puede elegir a ninguno de ellos, pues es tanto como ir a ver una obra de los clásicos que ya se ha leído y que por ende ya se sabe en qué va a terminar.  Y si los actores que ahora la representan son no malos, sino pésimos, pues sencillamente no vale la pena ir al coliseo.

Ya de salida…

 

Pepe Toño Meade está metido hasta el cuello en las desviaciones de dinero a su paso por Sedesol y Hacienda, donde sustituyó a Rosario Robles y Videgaray respectivamente, pues nunca denunció faltantes o desviaciones; y a eso se le llama complicidad.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

La Bandera de cabeza.  Error, mensaje, o indirecta.