Ciudad de México- 2018-02-2211:01:16- El Economista

La venta de 13 ingenios azucareros administrados por el Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero (FEESA) y que concluyó en el 2016 trajo un déficit al gobierno federal por 2 mil 60 millones 42 mil 600 pesos, luego de que tuvo mayor gasto de operación que superó 13 mil millones de pesos. Además de dos ingenios, de manera inexplicable, fueron ofertados a un precio menor.

De acuerdo con los resultados de la Cuenta Pública del 2016 que presentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF), los ingenios de El Potrero y San Miguelito fueron vendidos a un precio menor, luego de que el 26 de mayo del 2016 se hiciera un segundo avalúo por parte del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN).

La auditoría reveló que “el INDAABIN emitió un primer avalúo el 28 de agosto del 2015, por mil 369 millones 627 mil 700 pesos y un segundo avalúo el 26 de mayo del 2016, por mil 232 millones 314 mil 700 pesos, en el cual se realizaron ajustes a la baja, por 137 millones 313 mil pesos”.

La explicación que dio el Instituto de Administración y Avalúos sobre la manera en la que se fijó el precio de venta de los ingenios, fue proporcionado por el FEESA según premisas referente a los costos de producción e históricos. Sin embargo, afirma la ASF, que “el INDAABIN no proporcionó evidencia que justifique el ajuste a la baja”.

 

>> Recupera menos y tienen guardadito

Los ingresos por la venta de los ingenios azucareros San Francisco El Naranjal, Compañía Industrial Azucarera San Pedro, Azucarera de la Chontalpa, La Joya, Atencingo, San Cristóbal, Casasano, Emiliano Zapata, Plan de San Luis, El Modelo, La Providencia, El Potrero y San Miguelito ascendieron a 10 mil 944 millones 42 mil 900 pesos, por lo cual, de la relación ingreso-gasto por la administración y venta de dichos ingenios se determinó un déficit por 2 mil 60 millones 42 mil 600 pesos”.

Dicha relación, incumple con la cláusula primera del Contrato de Creación del Fondo de Empresas Expropiadas del Sector Azucarero que establece que se debe procurar el aprovechamiento óptimo y condiciones de eficiencia y eficacia.

Además de que se detectó que el destino de los recursos de la venta de los ingenios El Potrero y San Miguelito, por tres mil 398 millones de pesos fue a una reserva que crearon el SAE y el FEESA, cuyo objetivo principal es hacer frente a posibles juicios adicionales de amparo y de nulidad en contra de la tercera licitación o relacionados por cualquier otra causa. Cabe señalar que, pese a que el FEESA tendría que iniciar su proceso de extinción en julio del 2017, aún no se ha realizado y en el caso de Promotora Azucarera SA de CV aún no se ha iniciado el proceso, por lo que se hizo una recomendación a la Secretaría de Agricultura al respecto.

Se buscó la opinión de la Secretaría de Agricultura, sin que hasta el momento se hayan emitido comentarios.

 

CON INFORMACIÓN DE:

El Economista

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO